Tecnología del Aerosol

Tecnología Básica de las Latas de Aerosol

Es probable que cuando se usa un producto en aerosol no se piense en lo que sucede dentro de la lata. Pero una lata de aerosol es en realidad una pieza de maquinaria compleja que permite dispensar un chorro concentrado y constante del producto deseado, desde crema batida, hasta antisépticos.

Por supuesto, se necesitan piezas como una válvula, un accionador o un tubo de inmersión, entre otras, para que todo funcione sin problemas.

Cómo Funciona una Lata de Aerosol

Los aerosoles dependen de un principio básico de la física: un gas que se somete a suficiente presión se convierte en líquido; al liberar la presión, este se expande y vuelve a la forma gaseosa. Ese proceso se llama vaporización. La lata de aerosol se mantiene cerrada mediante la junta de vástago, que sella el orificio que se encuentra debajo del botón.

La junta se mantiene en su lugar por medio de un resorte que se encuentra dentro de la estructura. Al presionar el botón, se empuja el vástago de la válvula hacia abajo, contra el resorte, y se libera la presión que mantiene sellada la junta. Al abrirse el sello, la presión más alta dentro de la lata empuja el producto hacia arriba, a través del tubo de inmersión, y hacia afuera por la válvula.

Se vaporiza una cantidad controlada de propulsor, conforme sale de la lata, formando un rocío o una espuma. También se vaporiza una pequeña cantidad del gas propulsor licuado que aún queda dentro del recipiente, que mantiene la presión constante.

La combinación del producto con el propulsor se ajusta para producir la concentración, el patrón de rociado y el tamaño de partícula adecuados para que el producto sea más eficaz.

Componentes del Sistema Dispensador de Aerosol

Espacio superior
Se debe dejar suficiente espacio en la lata al llenarla y sellarla para permitir que una parte del propulsor exista en su forma gaseosa, para mantener la presión constante.

Propulsor
Un compuesto de gas inerte bajo presión. El propulsor tiene varios propósitos:
  • Empuja el producto hacia afuera de la lata
  • Se vaporiza al salir del recipiente, produciendo un rocío o espuma.
  • En la mayoría de casos, también actúa como solvente del producto.
En los Estados Unidos, los propulsores más comunes son gases licuados, por lo general hidrocarburos naturales, tales como el propano o el butano. Aproximadamente el 10 por ciento de los aerosoles actuales utiliza gases comprimidos, tales como dióxido de carbono o nitrógeno, como propulsores. Aunque son menos costosos que los gases líquidos, los gases comprimidos son propulsores eficaces para ciertos tipos de productos solamente. Los clorofluorocarbonos (CFC) no se utilizan en los aerosoles fabricados en Estados Unidos, excepto para algunos aprobados por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos. Estas excepciones, constituidas por productos médicos y farmacéuticos, representan menos del uno por ciento de los productos en aerosol del mercado de los Estados Unidos, e incluso los productos para estos usos están siendo cambiados por formulaciones que no contienen propulsores de CFC y que han sido aprobadas como alternativas adecuadas.

Producto
Una mezcla líquida de ingredientes activos, tales como jabones o desinfectantes, y los ingredientes inertes necesarios para disolver, dispensar o estabilizar el producto. Debido a que el recipiente de aerosol está sellado herméticamente, el producto se protege de la contaminación, la evaporación o el contacto con el usuario. El sistema dispensador de aerosol a menudo permite que el producto sea más concentrado y se aplique con mayor control que con otras formas de envase.

Lata
Más del 80 % de los recipientes de aerosol están fabricados con acero recubierto por una capa delgada de estaño. El acero que se utiliza para fabricar las latas de aerosol contiene un 25 por ciento de metal reciclado. Los recipientes de aerosol vacíos son tan reciclables como las otras latas de acero. El estaño se recupera durante el procesamiento, los componentes plásticos se consumen durante el recalentamiento y, en las instalaciones actuales de reciclaje a nivel industrial, las pequeñas cantidades de propulsor o de producto restante en la lata no representan peligro alguno. Del 20 por ciento restante, la mayor parte está formada por aluminio, y un pequeño porcentaje está hecho de vidrio.

Base de la lata
La forma curva de lata contrarresta la presión el propulsor interior y crea un “valle” para que el tubo de inmersión alcance todo el producto y se pueda usar en su totalidad.

Beneficios de los Productos en Aerosol

Uno de los más antiguos beneficios de los productos en aerosol apareció durante la Segunda Guerra Mundial, cuando el Ejército de los Estados Unidos necesitaba una forma de proteger a los soldados de los mosquitos transmisores de enfermedades. La solución a ese problema fue el desarrollo de la tecnología de aerosol para dispensar el repelente de insectos mediante una lata de aerosol. Desee entonces, los productos en aerosol se han convertido en una parte significativa de la vida moderna, facilitan la vida y protegen nuestra salud.

Los productos en aerosol actuales mejoran nuestra calidad de vida en muchos aspectos. Proporcionan beneficios en tratamientos médicos, en la atención de la salud, el control de plagas, la prevención de enfermedades y el cuidado e higiene personal, así como en la limpieza y el mantenimiento del hogar, de los vehículos y a nivel industrial.

Los recipientes de aerosol permiten a los consumidores el uso de productos que no están disponibles en otras formas. Solo un recipiente de aerosol puede proporcionar la variación de presión del propulsor y la amplia gama de patrones de rociado y de tamaños de las partículas que permiten el diseño especial de productos para satisfacer las necesidades específicas de los consumidores, tales como:

  • insecticidas de aerosol de larga distancia, que protegen a los humanos de los insectos dañinos al evitar la exposición a mordeduras o picaduras;
  • inhaladores para asmáticos, que producen un rocío lo suficientemente fino como para ingresar a las profundidades del área bronquial;
  • insecticidas de fórmula especial, que penetran en los espacios detrás de los armarios y en las paredes para eliminar los parásitos en casas, escuelas y áreas de trabajo;
  • productos de primeros auxilios, que se pueden aplicar sin tener contacto directo y pueden proteger el área dañada del contacto con el aire;
  • productos lubricantes, que se pueden aplicar a piezas de maquinaria de difícil acceso y a la maquinaria que se encuentra en funcionamiento;
  • soluciones para lentes de contacto en forma de aerosol, que eliminan la necesidad de tocar las lentes;
  • productos de espuma estable, tales como la crema de afeitar o la cera para muebles, que no se pueden crear de otra manera.

Los productos en aerosol también brindan beneficios en otras áreas, que incluyen:

Seguridad:
las latas de aerosol están selladas herméticamente, de manera que no pueden tener fugas o derrames del contenido. Y los recipientes de aerosol son resistentes a la manipulación y su manipulación resulta evidente.

Eficacia:
los envases de aerosol están diseñados para dispensar la cantidad adecuada del producto, exactamente donde se necesita. El uso de un envase de aerosol reduce el desperdicio y los derrames

Rentabilidad:
los recipientes de aerosol controlan el tamaño de las partículas, el patrón de rociado, el volumen dispensado por segundo y la concentración del rocío para lograr la máxima eficacia. El paquete herméticamente sellado protege el producto y extiende su vida útil, las pinturas y acabados en aerosol, por ejemplo, se pueden almacenar sin riesgo de evaporación.

Uso limpio e higiénico:
los productos se pueden aplicar sin contacto directo, lo que protege a los usuarios de la suciedad y los gérmenes, y, en caso de quemaduras o heridas, lo hace con un dolor mínimo. Los miembros de la familia pueden compartir sus productos de cuidado personal en aerosol de manera higiénica. Además, la lata sellada evita la contaminación del producto.

Productos especiales:
los envases de aerosol permiten a los consumidores el uso de productos que de otra manera no podrían estar disponibles, desde crema de afeitar e insecticidas de larga distancia, hasta inhaladores para el asma y otros productos médicos.

Conveniencia:
los recipientes de aerosol son a prueba de derrames, lo cual resulta útil para los productos médicos y de cuidado personal que utilizan viajeros, niños, enfermeras y adultos mayores. Eliminan la necesidad de usar recipientes para mezclar y aplicadores. Se pueden almacenar y utilizar en el mismo recipiente, a menudo durante prolongados períodos de tiempo.